Categories Editorial

La tecnología 3D y sus beneficios antes de una rinoplastia

En esta ocasión voy hablarte de un tema de mucha relevancia en la época actual,  la tecnología 3D y cómo puede ayudar a un paciente antes de una rinoplastia.

 

Para ello, primero, quisiera comentarte que es la tecnología 3D, que no es otra cosa que producir una imagen u objeto tridimensional, es decir, que tiene ancho, altura y profundidad (longitud). Sin embargo, para que lo entiendas de manera más clara te pongo este sencillo ejemplo: frente a ti tienes una fotografía, sea impresa o digital, la cual usualmente solo tiene dos dimensiones, ancho y alto; pero si vemos el rostro de un ser humano en persona –o en vivo y en directo como se dice–  este tiene tres dimensiones, porque a más de la altura y el ancho hay profundidad y además lo puedes observar desde varios ángulos. Definitivamente, el espacio físico que los seres humanos nos movemos en el día a día es tridimensional, en otras palabras vivimos casi siempre en un mundo 3D.

Los seres humanos somos capaces de percibir relaciones espaciales entre objetos por el simple hecho de mirarlos, esto es porque nosotros tenemos percepción 3D, también conocida como percepción de profundidad. A medida que miramos alrededor nuestras retinas perciben en cada ojo una combinación de imágenes 2D, pero nuestro cerebro las procesa haciéndonos percibir esta experiencia en tres dimensiones, esto es parte de las facultades que nos brinda poseer una visión estereoscópica, que es que nuestros dos ojos proveen imágenes sutilmente distintas, los objetos cercanos parecen más separados que los distantes, lo que se llama “punto de fuga”.

 

La tecnología 3D hoy en día es ampliamente utilizada en la animación 3D, videojuegos y producciones de cine, arquitectura, diseño industrial, ingeniería, etc. Cada día se van encontrando nuevas y creativas aplicaciones para esta técnica y proceso, que permite grandes y variados alcances, y la ciencia médica, en este caso la otorrinolaringología en el Ecuador, no está al margen de este avance.

 

¿Cómo puedo acceder a una silumación

de imagen 3D gratis?

¡Es simple!

 

Primero, agendas una consulta, durante la cual te entregaré un link para que por medio de este ingreses a la plataforma, segundo, tomarte tres  fotografías, las cuales pueden ser realizadas  con tu celular: una de frente, otra de costado izquierdo y otra de costado derecho; y tercero, subirlas a la plataforma y listo para observar la simulación de tu nariz bajo la percepción 3D.

 

Este servicio, que hoy está disponible en nuestro centro médico, te permite automáticamente disponer de una imagen en tres dimensiones, es decir tener una idea más cercana de tu nariz tal cual lo verías luego de una rinoseptoplastia (cirugía que se realiza con la finalidad de reparar los defectos propios de la nariz de manera estética y funcional). En conclusión, un sistema que ahorra tiempo, es seguro y lo puedes hacer desde cualquier lugar, recibiendo además un acompañamiento profesional.

 

No obstante, a pesar que los resultados de la simulación son magníficos, y que la expectativa del paciente es quedar tal cual a la simulación 3D, esto depende de la experticia del cirujano, de la cicatrización, del proceso de desinflamación, factores que garantizarán que lo que tú veas en la imagen 3D se acerque lo más posible al resultado final de la intervención quirúrgica.  Por ello, nuestro consultorio cuenta con especialistas calificados en otorrinolaringología y cirugía plástica facial, brindándote así seguridad y confianza

 

 

Descripción

profesional

 

Te cuento que soy especialista otorrinolaringóloga por la Universidad Católica Argentina. Diplomado en Rinología, Cirugía Endoscópica Nasal y Cirugía Plástica Facial, Universidad Autónoma de México. Miembro de la Sociedad Ecuatoriana de Rinología y Cirugía Plástica Facial. Miembro de la Academia Ecuatoriana de Otorrinolaringología. Experta en rinoplastia, cirugía funcional y estética de nariz.

 

La imagen 3D te permite acudir a la cirugía con mayor tranquilidad, paz y  confianza. Si a esta tecnología le sumas el conocimiento de nuestro equipo médico, a los años y años de experiencia, te aseguramos que no te vas a arrepentir y que al final del proceso te veraz espectacular.

 

Espero que la información contenida en este blog haya sido de utilidad para ti.

 

 

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Categories Editorial

¿El Covid se Propaga con más Facilidad en Época Invernal?

¿El Covid se Propaga con

más Facilidad en Época

Invernal?

 

Dra. Paola Freire

Otorrinolaringóloga

Un gusto saludarte en este nuevo año, espero sea un 2021 lleno de grandes realizaciones, para ti y los tuyos.

 

En esta oportunidad, quiero compartirte un tema de gran interés en la actualidad, estoy segura de que su contenido será de utilidad para el cuidado de tu salud y para desmitificar ciertos aspectos relativos al covid. Si bien es cierto el clima, en este caso el frío por la época invernal, sobre todo en el Ecuador, nos vemos afectados por enfermedades de tipo respiratorio, sean estas alergias, resfríos, neumonías, entre otros. Surge así la pregunta ¿el covid se propaga con mayor facilidad y velocidad durante el invierno? Justamente sobre ello es que trata el presente blog.

En busca de la

verdad

Desde la aparición de los primeros casos de COVID-19 en el mundo, en febrero de 2020, se ha especulado dentro de la comunidad científica sobre cómo las distintas condiciones climatológicas y los cambios de estación podrían afectar a la propagación del virus, ya que en el preámbulo de la pandemia muchas opiniones aseveraban que la elevación de la temperatura, con la llegada del verano, obligaría a bajar la velocidad de propagación, lo cual al pasar los meses se comprobó que no fue así.

 

Quiero mostrarte algunas posiciones sobre el tema. Varias investigaciones científicas certificadas muestran que el riesgo de contagio del nuevo coronavirus, al parecer, es mayor cuando llega el frío, más no es una certeza hasta el momento, ya que falta estudiar más esta suposición. Marcos Espinel, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dice que si nos basamos en los patrones de los virus que producen la gripe o la influenza, es esperable que los casos aumenten con la llegada del invierno (esto específicamente a estos virus, más no al COVID-19). Según él, las investigaciones sobre la influenza muestran que los coronavirus en general tienden a ser más activos y agresivos en el invierno que en el verano. Por un lado, esto ocurre porque la gente suele pasar menos tiempo al aire libre y se aglutina en lugares interiores, con poca aireación y en los que se reduce la distancia interpersonal, y eso aumenta el riesgo de contagio. Pero también se debe al modo de transmisión. Un coronavirus se esparce a través de microgotas. Estas se transmiten de manera más eficiente en el invierno, cuando hay viento frío y estas gotitas tienden a durar más en el ambiente y, por ello, los virus se mantienen más activos. Con el calor, en cambio, las gotas se destruyen más rápido. Por esta razón, la transmisión resulta menos eficiente. No obstante, si bien esta información es válida para la influenza y para otros coronavirus,  no se sabe con total certeza si el COVID-19 se comportará de esta manera. Marc Lipsitch, profesor de Epidemiología de la Universidad de Harvard, en EE.UU. recuerda que, además, no se han hecho estudios sobre el rol de la humedad en los coronavirus y otros virus respiratorios. Por otro lado, puede haber otros factores –como la duración del día o la radiación ultravioleta, por ejemplo–, que pueden ser importantes en el caso del nuevo coronavirus. Además, Tom Inglesby, director del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins, menciona precauciones frente a los coronavirus, como la apertura de ventanas en casas y vehículos que no son factibles cuando baja la temperatura, llueve o nieva.

 

Estudios previos con rinovirus ya habían mostrado que el frío reduce la respuesta antiviral en la cavidad nasal. Asimismo, los días de invierno también desgastan los mecanismos de defensa del cuerpo. Cuando las personas se vuelven más sedentarias, el sistema inmunitario está menos alerta. Además, en una temporada invernal típica de gripe y resfriados muchos están protegidos por anticuerpos contra los virus circulantes. Pero ante el COVID-19, el número de personas con anticuerpos sigue siendo bajo, incluso en los sitios más afectados por la enfermedad. Este hecho lo corrobora una simulación epidemiológica publicada en la revista Science. En esta investigación se advierte que más allá de que la temperatura ambiental incida en la expansión del virus, hay otro factor más poderoso que favorece su transmisión y es la gran población todavía susceptible a la infección,  pero ¿en qué sentido?, en que según la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA, por sus siglas en inglés), el 85 % de los habitantes del mundo todavía no tienen anticuerpos.

 

Rachel Baker, del Instituto Ambiental de Princeton minimiza la importancia del clima y defiende férreamente la necesidad de mantener medidas como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, independientemente de la época del año en la que nos encontremos; en otras palabras, no te preocupes tanto del clima, sino de usar mascarilla, primordialmente, y evitar aglomeraciones.

 

De todas formas, la estacionalidad de ciertas enfermedades es tan evidente que hace 2500 años el padre de la medicina, Hipócrates, ya denominaba epidemias a las dolencias ligadas a las épocas del año. Sin embargo, transcurridos dos milenios y medio no se ha descubierto en detalle por qué la gripe nos ataca principalmente en invierno. En los años 60, los cultivos de rinovirus del resfriado revelaron una preferencia de estos patógenos por las temperaturas frías de las fosas nasales. Más recientemente,  estudios han demostrado que el virus de la gripe aumenta su estabilidad e infectividad cuando bajan la temperatura y la humedad, propias del invierno.

 

En un estudio en 50 ciudades durante los primeros meses de la pandemia, el médico inmunólogo de la Universidad de Maryland, Mohammad Sajadi, y sus colaboradores descubrieron que el coronavirus se estaba propagando con mayor facilidad en una estrecha franja de temperaturas y humedad más bajas. En el hemisferio norte, esta franja cubría la región centro-norte de los EE.UU., la mayor parte de Europa y zonas centrales de Asia. En el hemisferio sur, durante su invierno se vieron picos de la pandemia en Argentina, Sudáfrica y Brasil. Sin embargo, no todos los estudios concuerdan. Desde la Universidad de Sídney, el epidemiólogo Michael Ward, en investigaciones de campo tanto en Australia como en China, observó que el aire más seco favorece la transmisión del covid, pero sin detectar como factor desencadenante la temperatura, sino más bien la humedad; mientras que para la gripe inciden tanto la humedad como la temperatura.

Todavía hay mucho por conocer

de su interacción con otros virus

Desde el mes de marzo el hemisferio sur del planeta estaba listo para enfrentar la temporada de influenza, mientras luchaba con la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la temporada fuerte que se esperaba de influenza nunca llegó.  Múltiples países tuvieron disminución del número de casos de influenza estacional, en comparación con temporadas de invierno de años previos.

 

No obstante, es muy probable que las medidas de salud pública, como lavado de manos, mantener distancia social, uso de visores y mascarillas hayan desempeñado un papel importante en disminuir la transmisión de influenza.

 

En países del Caribe y Centroamérica prácticamente no se han reportado casos de influenza y países sudamericanos, africanos y del sudeste asiático han tenido detecciones esporádicas de influenza estacional.

 

Alrededor del mundo se han informado menos casos de influenza, en comparación con años previos, siendo la influenza A estacional la que representó la mayoría de detecciones.

Diferencias entre el covid

y otras enfermedades respiratorias contagiosas

La influenza estacional y COVID-19 son enfermedades respiratorias contagiosas provocadas por virus diferentes. Sin embargo, la presentación clínica de ambos padecimientos puede ser muy similar, por ejemplo: presencia de fiebre, tos, disnea, dolor de garganta, cefalea, mialgias e incluso diarrea. Un síntoma que podría ser de utilidad para diferenciarlos consiste en los cambios o pérdida de olfato o gusto, característicos de COVID-19, algo que la mayoría de afectados por el covid han manifestado haber perdido.

 

En los siguientes meses, en países como México comenzaran a ver casos de ambas infecciones simultáneamente, por lo que es importante considerar esto, y realizar la prueba para ambas infecciones en pacientes que presenten síntomas difíciles de distinguir, ya que actualmente contamos con una terapia antiviral aprobada para influenza: oseltamivir.

Ponle “ojo” a la llegada

del invierno

Ahora que el Ecuador vive su temporada invernal hasta el mes de mayo surge seguramente la pregunta: ¿Qué podemos hacer para prevenir un aumento de casos acelerado de ambas infecciones?, lo cual alimenta las infecciones respiratorias, como la influenza estacional y la neumonía, que pueden propagarse rápidamente en climas más fríos y a medida que más personas se reúnen en espacios cerrados para mantenerse calientes.

 

Las enfermedades respiratorias dejan en mayor riesgo de infección grave por COVID-19 a los pacientes. También, es un reto gigante para los sistemas de salud sobrecargados, que tendrán que hacer frente al doble trabajo de una pandemia de coronavirus y a un pico en otras enfermedades respiratorias.

 

La vacunación contra la influenza estacional está en curso en 14 países de la región y más de 90 millones de personas son el grupo objetivo de esa vacunación.

Conclusiones

importantes

El estudio, firmado por cuatro profesionales del Clínic de Barcelona dibuja posibles escenarios:

 

  1. Que el coronavirus del Covid-19 desplace al virus de la gripe y esta no circule.
  2. Los dos virus circulan de forma simultánea sin interaccionar entre ellos.
  3. Interaccionan, lo que generaría más casos graves y mortalidad.
  4. El virus de la gripe muta y hay muchos casos.
  5. Las medidas de prevención limitan significativamente los casos de ambos virus (o al menos de uno).

 

“El escenario más factible sería el primero, porque es lo que ya se ha dado: en el invierno del hemisferio sur, ha habido poca gripe”, explicó la epidemióloga e investigadora Anna Vilella. Este escenario minimizaría al menos una de las dos epidemias (la gripe), que podrían desbordar el sistema sanitario.

 

Te comparto algo muy importante a tomar en cuenta: la infección por los dos virus a la vez es poco frecuente, pero si se da, aumenta el riesgo de mortalidad.

 

Las medidas de prevención contra el COVID-19 valen también contra otros virus respiratorios, lo que podría explicar la poca gripe en el invierno austral. Hay que tomar en cuenta que el uso de mascarilla, visor, el lavado permanente de manos y uso de alcohol, hábitos que no se los mantenía de manera tan estricta antes o como el caso del uso de la mascarilla que prácticamente casi nadie la utilizaba, salvo en ciudades con altos grados de contaminación del aire, ha permitido también que las enfermedades como la gripe hayan disminuido.  Además, virólogos y epidemiólogos afirman que cuando circulan dos virus respiratorios de manera simultánea, uno desplaza al otro, prevalece la ley del más fuerte, que en este caso sería el coronavirus, porque encuentra menos obstáculos para contagiar, ya que estamos menos inmunizados.

 

La situación es incierta; no se puede saber cómo se comportarán los virus y hay que prepararse para lo peor y evitar que la circulación simultánea de los dos virus preparen “la tormenta perfecta”. Siempre será lo ideal mantener la distancia, mascarilla e higiene, y utilizar las vacunas contra la gripe. Por ello, los expertos abogan por una vacunación masiva e incluso ampliarla a colectivos con más riesgo de contraer la gripe como todos los niños, que son grandes transmisores y los docentes.

 

Un estudio de la agencia pública Public Health England, sobre las infecciones en el Reino Unido, constató que entre los pocos doblemente infectados, era dos veces superior el riesgo de muerte que entre quienes padecían solo COVID-19 y seis veces mayor que entre quienes sufrían solo gripe. Por ello a cuidarse no únicamente del covid sino de cualquier afección gripal o respiratoria, dejar de fumar y mantener una dieta saludable, por medio del consumo de alimentos altos en vitamina C, hacer ejercicio, vacunarse contra la influenza, ventilación, evitar espacios cerrados, entre otros, y si tienes algún síntoma acudir inmediatamente al médico para descartar que sea covid y así tener una atención oportuna, evitando la automedicación. No olvides, lo más importante es la prevención.

 

Espero que la información contenida en este blog haya sido de utilidad para ti.

 

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 506

Categories Editorial

Pérdida del Olfato y Coronavirus

¿La pérdida de olfato

puede ser indicador de

contagio por COVID-19?

 

 

Dra. Paola Freire

Otorrinolaringóloga

Paola Freire, Md. Otorrinolaringólogo
Paola Freire, Md. Otorrinolaringólogo

La fiebre, tos y dolor de garganta no serían los únicos síntomas que alertan  la presencia de un contagio por COVID-19. Fueron justamente los otorrinolaringólogos quienes en estos días han advertido un síntoma interesante asociado al coronavirus, que es la pérdida del olfato, llamado médicamente anosmia, un síntoma que aparece de manera brusca sin estar congestionados.

Esto lo ha expresado nada más ni nada menos que el Ministerio de Salud de Francia y la Sociedad Francesa de Otorrinolaringología (ORL). Sin embargo, es oportuno aclarar que no todos los positivos con COVID-19 son anósmicos, es decir, presentan síntomas de pérdida del olfato; pero, todos los anósmicos aislados –sin causa local y sin inflamación– resultaron positivos para el nuevo coronavirus.

Asimismo, esto de asociar la pérdida del olfato con el coronavirus, tiene el aval de otras prestigiosas organizaciones, como la British Rhinological Society y la Universidad de California, en San Diego – Estados Unidos.

Entonces, si vamos atando cabos, una señal de seguramente estar contagiado de coronavirus puede ser la pérdida del sentido del olfato y del gusto. Por tanto, si alguien tiene esta sensación, lo mejor es aislarse, tomar las conocidas medidas de precaución como son el uso de mascarilla, gel y alcohol antiséptico, hasta confirmar oficialmente el diagnóstico sí hay o no contagio.

Según los estudios este síntoma podría afectar a dos de cada tres pacientes con COVID-19.  En estos casos, y contrariamente a lo que se hace ante una anosmia clásica, se debe recomendar no administrar corticoides, pues estos disminuyen las defensas inmunológicas.

Asimismo, es oportuno aclarar que los virus comunes de la gripe afectan el olfato; pero, ¿cómo?, cuando el receptor de la llamada célula olfatoria se afecta o daña, algo muy frecuente en la consulta médica. La anosmia es un síntoma frecuente en infecciones respiratorias víricas distintas al COVID-19, especialmente cuando va acompañada de mucosidad nasal, motivo por el que en el seno de un proceso catarral característico, se le suele prestar poca atención al entenderse como un síntoma habitual. No obstante, como factor diferenciador con una gripe común es que según observaciones recientes – que muchos pacientes están relatando– es que la pérdida de olfato y gusto en muchos casos se está dando de forma abrupta, asociada en mayor o menor grado a síntomas de un proceso vírico que, en el actual contexto epidemiológico, convierten al COVID-19 en el principal sospechoso.

Dato interesante, en una base militar de los Estados Unidos en Corea del Sur realizaban pruebas a personas que ingresan a esta unidad militar; se les hizo oler vinagre de manzana y preguntaban a que olía (que alguien no identificase un olor tan fuerte y característico como el del vinagre, de seguro haría sospechar que algo anda mal). Según el nivel de identificación podían determinar si tenían o no los síntomas del COVID-19. Como vemos esto se convirtió en una prueba sencilla, pero con altos niveles de confiabilidad y contundencia. Sin embargo, hay que volver a aclarar que no en todos los positivos de coronavirus afloran síntomas de pérdida del olfato o el gusto, ya que sobre la base de recientes estudios científicos del 30 al 60 % de pacientes con COVID-19 sufren de pérdida del olfato. Aunque ha habido casos en los que en una misma familia, todos positivos de coronavirus sin excepción, manifestaron como único síntoma pérdida de olfato,  es decir, anosmia.

El olfato es más

importante de lo

que crees

Pérdida de Olfato y Coronavirus
Pérdida de Olfato y Coronavirus

No sé si sabías esto, pero el sentido del olfato es más importante de lo que creemos, no solo nos sirve como un sentido para disfrutar de los agradables olores de la vida o para alejarnos de los molestos, sino que según estudios se sabe que los primeros humanos utilizaban el sentido del olfato para sobrevivir, una cualidad que con el tiempo se ha ido perdiendo. ¿Pero, de qué manera les ayudaba a sobrevivir? Te lo explico: el olfato juega un papel fundamental en procesos muy diferentes, como en los mecanismos de defensa al avisar la presencia de gases tóxicos,  alimentos en mal estado, olores de animales hostiles al hombre, entre otros.

Además, es importante que conozcas que el sentido del olfato tiene dos vías de entrada: la vía ortonasal que son los olores que ingresan por las fosas nasales y la vía retronasal que son los olores que se desprenden del bolo alimenticio. Y aquí se traduce el sabor.

Igualmente, el olfato tiene que ver mucho con el estado anímico, en la transmisión de sensaciones, ya que los olores evocan recuerdos que producen emociones, o está de demostrado por ejemplo que el olor de un perfume activa el aumento de serotonina, la hormona de la felicidad. La revista francesa Elle lo corrobora:  “A pesar que se ha hablado en numerosas ocasiones de la importancia de las rutinas para mantener una buena salud mental durante el confinamiento, poco se ha hablado de la importancia de seguir perfumándonos para ayudar al ánimo… seguir usando nuestras fragancias favoritas durante la cuarentena puedo ayudarnos más de lo que pensamos. Es una forma de autocuidarnos y mimarnos, que en estos días es aún más que necesario. Hay miles de aromas nuevos por descubrir y estando en casa puede ser un buen momento para encontrar el que mejor nos siente. Y es que ya sea para simplemente sentarte a leer un libro en el sofá, para teletrabajar o para despertar la mente, mantenerla relajada y evitar la angustia por un momento a través de la aromaterapia, perfumarse en tiempos de cuarentena es indispensable”.

De igual manera, el olfato es clave en las primeras horas de vida. El recién nacido puede, a las 24 horas de su nacimiento, identificar a su madre, gracias a que su sentido del olfato está completamente desarrollado. Este sentido crece (en coincidencia con la etapa de aprendizaje del niño) hasta los 20 años y se mantiene estable hasta los 40 años. A partir de la quinta década de la vida comienza a disminuir la capacidad olfatoria (el epitelio olfatorio es reemplazado por epitelio respiratorio). Esta declinación se conoce con el nombre de presbiosmia, que se acentúa aproximadamente a los 65 años.

Las mujeres presentan más capacidad para la detección, identificación y discriminación de los olores. Algo sumamente interesante, y capaz tampoco no lo sabías, es que el olfato da el 80 % del sabor, es decir, en personas con problemas del olfato la sensación del gusto, de saborear y disfrutar esos ricos alimentos, está disminuido, se vuelven insípidos; por tanto, una de los grandes placeres de la vida, el deleite por algo que comemos, se pierde si el olfato no funciona adecuadamente.

En

conclusión

No es apresurado deducir que existe una relación entre la pérdida de olfato y un posible contagio por COVID-19.  La Sociedad Española de Neurología recomienda ponerle mucho ojo a la anosmia aguda como un indicador de posible infección por coronavirus, aconsejando en estos casos un aislamiento de 14 días y obviamente acudir de manera inmediata al médico y seguir sus instrucciones al pie de la letra.

Categories Editorial

Síntomas de la hipoacusia o sordera

Síntomas de la
hipoacusia o sordera.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Hoy hablaremos de la hipoacusia, que consiste en la disminución de la sensibilidad o capacidad de audición que afecta los oídos. Este trastorno es relativamente común y puede presentarse en diferentes grados y en cualquier etapa de la vida. Los síntomas se presentan cuando tienes dificultad para seguir una conversación; para identificar sonidos en ambientes donde hay ruido, especialmente si provienen de más de una fuente; para percibir sonidos agudos e incluso cuando se presenta falta de equilibrio o la sensación de este. Si bien las prótesis auditivas convencionales pueden ayudar, a veces no terminan de ser suficientes. No obstante, para tener un diagnóstico adecuado y determinar el tratamiento adecuado, es indispensable conocer cómo funciona la audición.

Partes
del oído

Hay tres partes principales en el oído:

  • El oído externo: capta las ondas sonoras por medio del pabellón auricular, concentrándolas y conduciéndolas por el conducto auditivo externo hasta chocar contra el tímpano. Se compone a su vez de:
    • El pabellón auricular o la aurícula, que es la parte externa del oído.
    • El conducto auditivo externo, que es aquel que conecta el oído externo al oído medio.
    • El tímpano o membrana timpánica, precisamente la membrana que separa al oído externo del oído medio.
  • El oído medio: esta parte, que está entre el tímpano y la ventana oval, es clave pues es el encargado de transmitir las vibraciones del oído externo al oído interno. El oído medio o cavidad timpánica está conformado por:
    • Los tres huesecillos: el martillo, el yunque y el estribo.
    • La trompa de Eustaquio: que básicamente impide que se acumule presión tanto de aire como de líquido dentro del oído, proceso clave pues es necesaria una presión en equilibrio para la correcta transferencia de las ondas sonoras.
  • El oído interno: como su nombre lo indica, esta especie de “laberinto” se encuentra en la región interna del oído, y es allí donde están:
    • El vestíbulo, o el órgano del equilibrio.
    • La cóclea, que parece una concha de caracol, es donde las ondas sonoras se convierten en impulsos eléctricos que, luego de ser enviados al cerebro, este puede reconocer como sonidos.

¿Cómo funciona
la audición?

Lo primero a tener en cuenta para entender cómo funciona la audición y cómo oímos, es comprender el rol de los sonidos, que son vibraciones invisibles que viajan por el aire.

Existen diferentes fuentes o emisores de sonido como lo puede ser el habla, el crujido de las hojas, el teléfono que suena, o en general cuando se emite un sonido. El aire se encarga de llevar esas vibraciones, conocidas como ondas sonoras, en diferentes direcciones.

Las ondas sonoras, que captan los oídos, en su mayoría son únicas y tienen diferentes características: de acuerdo a su frecuencia pueden ser agudas (altas) o graves (bajas). Nuestro cerebro es el encargado de interpretar los mensajes que previamente captaron los oídos como ondas sonoras. Si nuestros oídos funcionan bien, la información que se lleva al cerebro será más clara, permitiendo a la persona oír y desarrollar de manera normal sus habilidades lingüísticas.

De esta manera
lo hace

a) Un sonido entra en el conducto auditivo externo. Al producirse un sonido, las vibraciones u ondas sonoras entran y se desplazan a través del conducto auditivo hasta chocar con el tímpano.
b) La membrana timpánica o tímpano vibra.
c) Esto genera que los tres huesecillos vibren a su vez, transmitiendo el sonido hacia el oído interno..
d) La vibraciones viajan por el “laberinto”.
e) Las vibraciones viajan a través del líquido del oído interno, este laberinto en forma de espiral, y activan la cóclea, encargada del proceso de convertirlas en impulsos eléctricos o señales químicas para que sean reconocidas por el nervio auditivo.
f) El cerebro interpreta el sonido.
g) Después que el nervio auditivo envía la información al cerebro mediante impulsos o señales eléctricas, el cerebro tiene la tarea de interpretarlas, reconociendo finalmente un determinado sonido.

Causas de
la hipoacusia

Así como existen diferentes tipos de hipoacusia, las causas también son muchas y variadas. La audición supone una transmisión compleja y delicada del sonido a través del oído externo, medio e interno, de modo que el daño en cualquiera de estas partes puede afectar la audición.

De igual manera, el envejecimiento, los factores genéticos, la exposición prolongada a ruidos fuertes, algunos medicamentos, las infecciones del oído medio, lesiones en la cabeza y afecciones médicas como la enfermedad de Méniére pueden ser también causantes de hipoacusia.

Asimismo, puede aparecer desde el nacimiento o ser ocasionado por:

  • Una lesión.
  • Infección, por tratamientos con medicamentos ototóxicos (ciertos antibióticos, en particular, la gentamicina, estreptomicina y neomicina, y los fármacos usados en quimioterapia para el tratamiento del cáncer como la ciclofosfamida, cisplatino, bleomicina y carboplatino).
  • Exposición prolongada a ruidos muy fuertes y constantes.

Como parte del proceso de envejecimiento, con frecuencia se presentan pérdidas de audición progresivas. Cuando esta pérdida es más severa puede afectar la comprensión del lenguaje.

Tipos
de hipoacusia

Las causas de pérdida de audición y sordera pueden ser congénitas o adquiridas.

  • Congénitas: determinadas en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, o complicaciones durante el embarazo y el parto, como: rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo; bajo peso al nacer; asfixia del parto; uso inadecuado de ciertos medicamentos; entre otros.
  • Causas adquiridas: pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad, como: meningitis, sarampión, parotiditis; infección crónica del oído; otitis media; traumatismos craneoencefálicos o de los oídos; exposición al ruido excesivo; obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños; y claro el envejecimiento.

¿Cómo se diagnostica
la hipoacusia

Para diagnosticar la hipoacusia el médico puede apoyarse en varias pruebas, entre ellas la evaluación física, las pruebas generales de detección, las pruebas de diapasón o la audiometría.

  • Examen físico de audición: idealmente estos deben ser parte de los exámenes médicos de rutina. Aquí, el médico de atención primaria juega un rol clave en la identificación temprana de la pérdida auditiva.
  • Pruebas de diapasón: además de ser pruebas sencillas, son muy útiles para descubrir otitis media y ayudan a diferenciar entre tipos de hipoacusia conductiva y neurosensoriales.
  • Audiometría: este examen es realizado por un audiólogo; el objetivo inmediato de la audiometría tonal es determinar los umbrales auditivos. Esto se refiere a la mínima intensidad capaz de evocar una sensación auditiva con tono puro. La representación gráfica de la audiometría tonal se denomina audiograma y en este se puede observar el nivel y grado de audición en ambos oídos.

Grados de
hipoacusia

Se determina midiendo la pérdida de capacidad auditiva en decibelios (dBHL) a través de exámenes como la audiometría. Es importante resaltar que el nivel auditivo puede medirse tanto para sonidos de tono puro como para sonidos del habla. De igual forma, como la hipoacusia puede darse en un solo oído o en ambos, también puede corroborarse si la pérdida auditiva es unilateral o bilateral.

El nivel de hipoacusia que padece una persona se clasifica en leve, moderada, severa o profunda.

Audición normal: la persona está en la capacidad de oír sonidos suaves por encima de 20 dBH

Hipoacusia leve: en este caso, a la persona se le dificulta entender el habla, en especial en ambientes donde hay mucho ruido o cuando el volumen de la voz es muy bajo. Asimismo, le cuesta escuchar los susurros, siendo la hipoacusia en su mejor oído entre 25 y 39 dBHL.

Hipoacusia moderada: en este caso es muy difícil que una persona entienda el habla cuando el volumen de la voz es normal. Aquí la hipoacusia en su mejor oído se ubica entre 40 y 69 dBHL. En este punto se requiere de audífono (prótesis auditiva).

Hipoacusia severa: la hipoacusia en su mejor oído, en este punto, se ubica entre 71 y 90 dBHL. En este caso una persona requiere prótesis auditiva o un implante coclear pues no tiene la capacidad de escuchar lo que otra persona le dice, solo es capaz de percibir algunos sonidos fuertes.

Hipoacusia profunda: hipoacusia en su mejor oído de más de 90 dBHL. Aquí, la persona no oye nada de lo que se habla, salvo algunos sonidos muy fuertes que puede percibir, por lo que tiene que recurrir a la lectura de labios y/o lengua de señas, a información visual complementaria o a un implante coclear.

Audifonos e implantes
cocleares

Los audífonos son aparatos que se encargan de amplificar los sonidos y están compuestos de un micrófono, un amplificador y una bocina. Un implante coclear es un equipo médico electrónico, de dos partes, externa e interna, que se pone detrás de la oreja, debajo de la piel o a través de una intervención quirúrgica. Los implantes cocleares, a diferencia de los audífonos, transforman las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo y permiten a una persona con un grado de hipoacusia severa o profunda tener una representación útil de los sonidos para ayudarle a comprender el habla.

La mayoría de los tipos de pérdida de la audición son irreversibles. Sin embargo, el médico o el especialista de la audición, en conjunto con el paciente, pueden tomar algunas medidas para mejorar la audición.

Limitar la duración y la intensidad de la exposición al ruido, considerar someterte a pruebas periódicas de la audición y cuidar los oídos en actividades como andar en moto, cazar, usar herramientas eléctricas, dejar de escuchar música a alto volumen o conciertos de rock, el uso de protectores auditivos o tomar descansos pueden proteger los oídos y son medidas recomendables para la salud auditiva.

Espero que la información contenida en este blog haya sido de utilidad para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Categories Editorial

Pérdida auditiva, tratamiento, prevención

Pérdida auditiva,
cómo tratarla y
medidas preventivas.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Hoy hablaremos sobre un tema de mucho interés en la actualidad, la pérdida de la audición, debido a la gran exposición al ruido que viven las personas. Comienzo con decirte que en el mundo 466 millones de personas padecen pérdida de audición discapacitante de las cuales 34 millones son niños. Alarmante ¿verdad? Profundicemos en el tema si te parece.

1100 millones de jóvenes (entre 12 y 35 años de edad) están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos. También, es oportuno aclarar que los casos desatendidos de pérdida de audición representan un coste mundial anual de 750 000 millones de dólares (aproximadamente más de 6 veces el PIB del Ecuador).

Sin embargo, la detección temprana ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen pérdida de audición. Esa prevención consiste en el diagnóstico y tratamiento sea clínico, quirúrgico oportuno y adecuado, el uso de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda, así como con el empleo de subtítulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y otras medidas de apoyo educativo y social.

Causas de la pérdida
de audición y sordera

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Afecta a uno o ambos oídos y entraña dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes.

Prevención

La detección e intervención tempranas son fundamentales para minimizar las consecuencias de la pérdida de audición. La mitad de los casos de pérdida de audición pueden prevenirse a través de medidas de salud pública. En los menores de 15 años, el 60 % de los casos de pérdida de audición son atribuibles a causas prevenibles. La proporción es mayor en los países de ingresos bajos y medios (75 %) que en los de ingresos altos (49 %).

Algunas estrategias de prevención sencillas de la pérdida de audición incluyen: vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia; administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda; prevenir las infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas; fortalecer los programas relativos a la salud materna e infantil,; reducir la exposición a ruidos fuertes; realizar un diagnóstico y tratamiento oportuno y adecuado de las enfermedades del oído, fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental; evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición; y demás medidas.

Tratamiento

La situación de las personas que padecen pérdida de audición puede mejorar con un tratamiento clínico o quirúrgico adecuado, utilización audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda auditiva. La logoterapia, la reeducación auditiva y otros servicios conexos también pueden ser beneficiosos. Sin embargo, la producción mundial de audífonos satisface menos del 10 % de las necesidades mundiales y del 3 % en los países en desarrollo.

¿Qué dice la OMS
la respecto?

En 2017, la 70.ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó una resolución relativa a la prevención de la sordera y la pérdida de audición. Su ayuda a los Estados miembros consiste en:

  • proporcionar asistencia técnica a los Estados Miembros en lo concerniente a la elaboración y ejecución de planes nacionales de atención de la audición;
  • proporcionar orientación y recursos técnicos para capacitar a los trabajadores de la salud en materia de atención de trastornos de la audición;
  • formular y difundir recomendaciones para combatir las principales causas prevenibles de la pérdida de audición;
  • promover la sensibilización respecto de la prevalencia, las causas y las consecuencias de la pérdida de audición, así como de las posibilidades de prevención, detección y tratamiento;
  • elaborar y difundir instrumentos basados en pruebas científicas para una sensibilización más eficaz;
  • observar y promover el Día Mundial de la Audición como evento anual de promoción mundial;
  • crear alianzas para desarrollar programas de atención audiológica consistentes, como las iniciativas dirigidas a garantizar unos precios asequibles de los audífonos, los implantes cocleares y los servicios de audiología;
  • recopilar datos sobre la sordera y la pérdida de audición, con el fin de demostrar la magnitud y las consecuencias del problema;
  • presentar y promocionar la Norma mundial de la OMS-UIT para los dispositivos y sistemas de audio;
  • fomentar una audición sin riesgos para reducir el riesgo de pérdida de audición debida al ruido en contextos recreativos mediante la iniciativa de la OMS Audición responsable y segura;
  • utilizar la iniciativa de la OMS Audición responsable y segura como instrumento de sensibilización para reducir el riesgo de pérdida de audición inducida por ruidos relacionados con actividades recreativas;
  • promover la inclusión social de las personas con discapacidad, incluidas las que padecen pérdida de audición y sordera, por ejemplo, mediante redes y programas comunitarios de rehabilitación.
  • En 2017, la 70.ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó una resolución relativa a la prevención de la sordera y la pérdida de audición. En esa resolución se pide a los Estados Miembros que integren las estrategias de atención audiológica y otológica en el marco de sus sistemas de atención primaria, bajo el paraguas de la cobertura sanitaria universal. Además, se pide a la OMS que adopte una serie de medidas de promoción de la atención audiológica y otológica a nivel mundial, entre ellas las que se mencionan más arriba.

Sistema
auditivo

La pérdida de la audición puede ocurrir cuando alguna de las partes del sistema auditivo no funciona de la manera normal. Veamos como funciona este sistema.

Oído externo, que consiste de:

  • Pabellón auditivo (Oreja)
  • El canal auditivo.
  • El tímpano, llamado membrana timpánica, que separa al oído externo del medio.

Oído medio, que consiste de:

  • El tímpano.
  • Tres huesecillos que envían las ondas del tímpano al oído interno: Martillo, yunque y estribo.
  • Caja del oído medio.

Oído interno, que consiste de:

  • El órgano de la audición en forma de caracol llamado cóclea.
  • Los canales semicirculares que contribuyen al equilibrio.
  • Los nervios que se conectan al cerebro.

Nervio acústico, que envía la información del sonido del oído al cerebro.

El sistema auditivo procesa la información del sonido que viaja del oído al cerebro, es decir, que las vías nerviosas también forman parte de nuestra audición. Existen cuatro tipos de pérdida auditiva:

  • Pérdida auditiva conductiva: es una pérdida de la audición que ocurre cuando existe un bloqueo para que el sonido pase del oído externo al medio. Este tipo de pérdida auditiva a menudo se puede tratar con medicamentos o cirugía.
  • Pérdida auditiva neurosensorial: es la pérdida de la audición que ocurre cuando hay una alteración en el funcionamiento del oído interno o el nervio auditivo.
  • Pérdida auditiva mixta: es la pérdida de la audición debido a pérdida auditiva conductiva y neurosensorial.
  • Trastorno del espectro neuropatía auditiva: es la pérdida de la audición que ocurre cuando el sonido entra de manera normal al oído, pero debido a la presencia de daños en el oído interno o el nervio auditivo, el sonido no se procesa de manera que el cerebro lo pueda interpretar.
  • Pérdida auditiva leve: una persona con pérdida auditiva leve puede escuchar algunos sonidos del habla, pero no oye claramente los susurros.
  • Pérdida auditiva moderada: una persona con pérdida auditiva moderada puede que no escuche casi nada de lo que dice una persona al hablar a un volumen normal.
  • Pérdida auditiva grave: una persona con pérdida auditiva grave no puede escuchar lo que dice una persona al hablar a un volumen normal y solo puede percibir algunos sonidos fuertes.
  • Pérdida auditiva profunda: una persona con pérdida auditiva profunda no oye nada de lo que se habla y solo puede oír algunos sonidos muy fuertes.

Además, la pérdida auditiva puede describirse como:

  • Unilateral o bilateral: la pérdida auditiva es en un oído (unilateral) o en ambos (bilateral).
  • Prelingüística o postlingüística: la pérdida de la audición ocurrió antes de que la persona aprendiera a hablar (prelingüística) o después de que lo hiciera (postlingüística)
  • Simétrica o asimétrica: la pérdida auditiva es del mismo grado en ambos oídos (simétrica) o distinta en cada oído (asimétrica).
  • Gradual o repentina: la pérdida de la audición empeora con el tiempo (gradual) u ocurre repentinamente.
  • Fluctuante o estable: la pérdida de la audición mejora o empeora con el tiempo (fluctuante) o se mantiene igual (estable).
  • Congénita o adquirida/de aparición tardía: la pérdida auditiva está presente al nacer (congénita) o sobreviene más adelante en la vida (adquirida o de aparición tardía).

Espero que la información contenida en este blog haya sido de utilidad para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Dificultad para respirar Dra. Paola Freire-min
Categories Editorial

Dificultades para respirar

Dificultades para respirar
síntomas, causas y
consecuencias.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Tabique desviado
¿Cómo solucionarlo?

La estructura nasal está conformada por la pirámide nasal que es ósea y por su porción cartilaginosa. El tabique nasal o septum, es el cartílago que divide internamente las fosas nasales. En muchas personas, el tabique nasal está lateralizado o desviado, lo que hace que una fosa nasal sea más pequeña.

Cuando la desviación del tabique nasal es grave, puede obstruir una parte de la nariz y reducir el flujo de aire, lo que dificulta la respiración. Otra de las causas de obstrucción nasal es la inflamación severa de los cornetes nasales.

El tratamiento de la obstrucción nasal puede incluir medicamentos para reducir la inflamación y en el caso de desvío de tabique es necesario una corrección quirúrgica.

¿Qué síntomas
se presentan?

Durante la visita, el médico te preguntará primero acerca de cualquier síntoma que puedas tener:

  • Obstrucción de una o ambas fosas nasales: este bloqueo (obstrucción) puede dificultar la respiración a través de las fosas nasales. Es posible que notes esto mucho más cuando estés resfriado (infección del tracto respiratorio superior) o tengas alergias que puedan hacer que los conductos nasales se hinchen y estrechen.
  • Sangrados nasales: la superficie del tabique nasal puede secarse, lo que aumenta el riesgo de sangrado nasal.
  • Dolor en la cara: una posible causa de dolor facial unilateral podría ser una pronunciada desviación del tabique donde las superficies dentro de la nariz se tocan y hacen presión.
  • Respiración ruidosa durante el sueño o ronquido: la desviación del tabique o la hinchazón de los tejidos intranasales pueden ser algunas de las muchas razones de la respiración ruidosa o ronquido durante el sueño.
  • Dormir con la boca abierta: Cuando existe obstrucción nasal, es necesario abrir la bca para respirar.
  • Preferencia por dormir de un lado: algunas personas suelen preferir dormir de un lado en particular para optimizar la respiración durante la noche si una de las vías nasales se estrechó.
  • Dolor de cabeza o migrana.
  • Faringitis o carraspera

Además, para examinarte el interior de la nariz, el médico utilizará una luz brillante y a veces un instrumento diseñado para mantener abiertos los orificios nasales (rinoscopio). En ocasiones, examinará más profundamente la nariz con un instrumento con un tubo largo que tiene una luz brillante en la punta. El médico también puede examinar los tejidos nasales antes y después de aplicar un aerosol descongestionante.

Según este examen, el médico puede diagnosticar un tabique desviado y determinar la gravedad de la afección. Si tu médico no es otorrinolaringólogo y cree que necesitas tratamiento, es posible que te remita a un especialista para hacer una consulta y realizar el tratamiento.

Control de
síntomas

El tratamiento inicial de un tabique desviado puede estar dirigido a controlar los síntomas. El médico puede recetarte lo siguiente:

  • Descongestivos, que reducen la hinchazón del tejido nasal y ayudan a mantener abiertas las vías respiratorias de ambos lados de la nariz.
  • Están disponibles en pastillas o como aerosol nasal; empero, usa aerosoles nasales con precaución, ya que el uso frecuente y continuo puede crear dependencia y hacer que los síntomas empeoren.
  • Antihistamínicos, que ayudan a prevenir los síntomas de la alergia, incluidos la congestión o el goteo nasal.
  • Aerosoles nasales con corticosteroides pueden reducir la hinchazón en el conducto nasal y ayudar con el drenaje. Por lo general, los aerosoles con esteroides tardan de una a tres semanas en alcanzar su efecto máximo.

La opción quirúrgica:
la septoplastia

Es la forma habitual de reparar un tabique desviado. Durante una septoplastia se rectifica el tabique nasal y se vuelve a colocar en el centro de la nariz. Esto puede requerir que el cirujano corte y remueva partes del tabique antes de reinsertarlas en la posición correcta.

El nivel de mejoría que puedes esperar con la cirugía depende de la gravedad de la desviación. Los síntomas que obedecen a la desviación del tabique, en particular la obstrucción nasal, podrían desaparecer por completo; sin embargo, cualquier otra afección nasal o de los senos paranasales que afecte los tejidos que recubren la nariz, como las alergias, no se puede curar solo con cirugía.

Cambio de la forma
de la nariz

En algunos casos, la cirugía para cambiar la forma de la nariz (rinoplastia) se realiza al mismo tiempo que la septoplastia. La rinoplastia implica modificar el hueso y cartílago de la nariz para cambiar la forma, el tamaño, o ambos.

Causas de un
tabique desviado

Se presenta cuando tu tabique nasal (la delgada pared que separa los conductos nasales derecho e izquierdo) se desplaza hacia un lado y puede ser causado por lo siguiente:

  • Una afección presente al nacer: en algunos casos, un tabique desviado ocurre durante el desarrollo fetal y es aparente al nacer.
  • Lesión en la nariz: también puede ser el resultado de una lesión que hace que el tabique nasal se mueva de su posición.

En los lactantes, esta lesión se puede producir durante el parto. En niños y adultos, una amplia gama de accidentes puede conducir a una lesión en la nariz y desviación del tabique. El traumatismo nasal ocurre con mayor frecuencia durante los deportes de contacto, los juegos bruscos como la lucha libre o los accidentes automovilísticos. El proceso normal de envejecimiento puede afectar las estructuras nasales, lo que empeora un tabique desviado con el tiempo.

La hinchazón e irritación de las cavidades nasales (rinitis) o de los senos paranasales (rinosinusitis) también puede estrechar aún más el pasaje nasal de un tabique desviado, lo que resulta en una obstrucción nasal.

Conoce los
factores de riesgo

En algunas personas, el tabique nasal está desviado en el momento del nacimiento, ya sea porque se desvió durante el desarrollo fetal o debido a una lesión en el parto. Después del parto, el tabique nasal desviado es causado con mayor frecuencia por una lesión que desplaza el tabique nasal de su lugar. Los factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Hacer deportes de contacto.
  • No usar el cinturón de seguridad en un vehículo motorizado.

Complicaciones
a tomar en cuenta

Si tienes un tabique gravemente desviado que causa bloqueo nasal (obstrucción), esto puede generar:

  • Boca seca, debido a la respiración bucal crónica
  • Una sensación de presión o congestión en los conductos nasales
  • Alteración del sueño, debido a la molestia de no poder respirar cómodamente por la nariz por la noche

Preparación
antes de la cita

Probablemente, lo primero que harás será consultar con tu médico de cabecera o un profesional de la salud general. No obstante, en algunos casos, cuando llames para pedir una consulta, es posible que te remitan directamente a un otorrinolaringólogo.

Tu tiempo con el médico es limitado, por lo que prepararte para las preguntas que te haga, así como crear una lista de preguntas puede ayudarlos a aprovechar al máximo el tiempo que pasan juntos.

Estos son algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico:

Espero que este blog haya sido de ayuda para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Dra Paola Freire
Categories Editorial

Cuidados postoperatorios luego de una rinoplastia

Cuidados
postoperatorios luego
de una rinoplastia.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Hoy vamos a tratar otro tema de mucho interés, en relación con la rinoplastia, el antes y después de la operación, y qué es lo que debemos saber.

La rinoplastia, u operación de nariz, es una de las intervenciones más frecuentes y populares que se realizan en cirugía estética, Es importante diferenciar el término Rinoplastia, que contempla la modificación estética de la nariz y Rinoseptoplastia que implica una corrección estética y funcional. Nuestro expertise es la cirugía integral y completa de la nariz consiguiendo un buen resultado estético y funcional. La cirugía consiste básicamente en remodelar las estructuras óseas y cartilaginosas nasales para conseguir una nueva forma que mejore esa armonía facial tan anhelada, disminuyendo o aumentando el tamaño de la nariz, cambiando la forma de la punta o del dorso, retirando la giba nasal, estrechando los orificios nasales o cambiando el ángulo entre la nariz y el labio superior; como también corregir problemas congénitos, traumatismos y problemas respiratorios.

La duración de una operación de rinoplastia puede ser de entre una y dos horas, aunque hay casos complejos en que puede llevar más tiempo.

Preoperatorio
de rinoplastia

Como toda intervención quirúrgica se debe practicar un estudio preoperatorio, el cual consiste en una valoración cardiorrespiratorio, exámenes de laboratorio, de coagulacion y un estudio fotográfico y de armonía facial. Adicional a la evaluación clínica es importante realizar, una valoración psicológica del paciente, que indique sus deseos y expectativas, inclinándose hacia rectificaciones moderadas, que es lo recomendable, en vez de rectificaciones algo extremas, procurando buscar siempre un resultado natural.

También es necesario realizar un estudio exhaustivo del equilibrio y la armonía faciales para integrar de forma armónica la nariz en la cara. Algunas rinoplastias requieren una cirugía que armonice al unísono la cara y la nariz, las cuales no pueden estar divorciadas.

Adicionalmente te sugiero, que Indiques a tu médico si padeces alguna alergia y si estás consumiendo otros medicamentos. Además, evita tomar antes aspirinas o anticoagulantes. Deja el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco en el tiempo preoperatorio, ya que pueden aumentar el riesgo de las complicaciones en el quirófano.

También, evita las comidas muy pesadas antes de la cirugía de la nariz, ingerir mucho líquido; y, por último, ten a tu lado personas de confianza, para que te acompañen en todo el proceso de recuperación.

Período postoperatorio
de la rinoplastia

Si tú estás en planes de realizarte una rinoplastia, y surgen dudas o inquietudes de cómo será la recuperación luego de la operación, te debo decir que esta etapa es sencilla e indolora; durante los primeros días debes permanecer en reposo, semisentado, ingiriendo mucho líquido y tomando los analgésicos recetados por tu cirujano. Tu médico te indicará como realizar lavados de las fosas nasales de manera continua con suero fisiológico, para así contribuir a la limpieza nasal, evitar infecciones posquirúrgicas y mejorar la respiración.

En las primeras 24 horas sentirás la cara hinchada, lo cual es normal; además, molestias sobre la nariz, la cual podría sangrar ligeramente, y algo de dolor de cabeza, síntomas que disminuyen con medicación. Adicional a la hinchazón, en algunos pacientes, aparecen hematomas (moretones) alrededor de los ojos, que aumentan hasta los dos o tres días, desapareciendo en unas dos semanas aproximadamente.

Más o menos luego de 48 a 72 horas se realiza el primer control posoperatorio, momento en que el cirujano te retirará el taponamiento. Luego, a los ocho o diez días, desde la operación, se quita el yeso, ante lo cual te advierto que observarás hinchada la nariz, lo cual no debe preocuparte, porque todo esto es normal, esta hinchazón irá disminuyendo, hasta llegar a los 15 días, cuando se puede ya reanudar la vida social, los estudios o el trabajo.

Semanalmente se realiza un control de evolución, así como a los tres meses, donde se puede apreciar un resultado mejor; no obstante, el resultado definitivo se observará varios meses o incluso un año después de la rinoplastia.

Consejos
adicionales postoperatorios

  • Cuando regreses a tu casa después de tu cirugía de nariz, es importante que tengas tu habitación preparada para que descanses con comodidad y tengas una buena recuperación.
  • No hagas ningún esfuerzo físico en el proceso postoperatorio, lo mejor es estar en reposo absoluto los primeros días, y tener a alguien que te ayude a caminar.
  • Evita hablar mucho los primeros días después de tu cirugía. Es por eso que las visitas de familiares o amistades se las realicen días después.
  • Igual, sigue la dieta que tu médico te recete, así como evitar alimentos calientes o que hagan que tengas que masticar mucho.
  • Cuida la zona de tu nariz para no sufrir ningún daño.
  • Coloca hielo en los ojos para disminuir la inflamación.
  • Como la zona de tu nariz ha quedado sensible por la operación, tienes que cuidarla hasta que todo vaya cicatrizando. Por ello, duerme boca arriba y semisentado. Los primeros días respira por la boca.
  • Entre otros cuidados, la primera semana evita sonarte la nariz, evita reírte o gesticular mucho con la boca y usar lentes.
  • Por varias semanas, evita el consumo de alcohol y tabaco, porque pueden causar que el proceso de cicatrización sea más lento.
  • Toma los medicamentos en el tiempo indicado por tu médico. Si presentas algún dolor fuerte, fiebre, sangrado repentino u cualquier otro síntoma inadecuado, llama inmediatamente al médico o acude a un centro de emergencia.

Posibles complicaciones
de la rinoplastia

Cuando esta se la realiza por un cirujano calificado las complicaciones son mínimas; aunque no hay que descartar que podrías presentar algunas, como infección, sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia, minimizándose los riesgos si sigues disciplinadamente las instrucciones de tu cirujano, antes y después de la cirugía.

Sin embargo, debo aclararte que puede acontecer que tras la cirugía pueden aparecer pequeños puntitos rojos sobre la piel, que son nada más que pequeños vasos rotos, los cuales generalmente son muy pequeños. Respecto a si hay problemas de cicatrices, la respuesta es no, porque las incisiones están en el interior de la nariz; incluso en la rinoplastia abierta la cicatriz es imperceptible.

Quiénes deben
hacerse  una rinoplastia

Aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta en su apariencia; además, que poseen un estado de salud en lo general bueno y, claro, estabilidad psicológica.

La edad también es importante. Aunque este tipo de cirugía se ha popularizado entre la juventud, la mayoría de los cirujanos prefieren no realizar una rinoplastia hasta que los pacientes no hayan cumplido los 16 años, en las chicas, y 17 años en los chicos, por la falta de desarrollo de la nariz en edades tan tempranas; considerando al mismo tiempo los ajustes emocionales y sociales propios de los adolescentes.

No hay límite de edad en el adulto para ser intervenido siempre que no exista una contraindicación anestésica y de existir alguna enfermedad de base como diabetes o Hipertensión Arterial, estén controladas.

Espero que este blog haya sido de ayuda para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

fractura nasal-min
Categories Editorial

Fracturas nasales debido a accidentes por el confinamiento

Fracturas nasales debido a
accidentes por el
confinamiento

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Una vez más estamos aquí para hablarte de esos accidentes que pueden ocurrir de manera imprevista en casa, y tal vez hoy más expuestos debido a la tensión y estrés que ha generado el confinamiento que estamos viviendo. Entre los más propensos a estos accidentes obviamente están los pequeños del hogar, y las causas pueden ser diversas, como un resbalón o una caída que produzcan golpes fuertes, principalmente en la región de la nariz, causando en muchos de los casos fracturas nasales.

¿Qué es una
fractura nasal?

Paola Freire, Md. Otorrinolaringólogo
Paola Freire, Md. Otorrinolaringólogo

Bueno, te lo explico de lo manera más sencilla. Una fractura de nariz se produce cuando se rompe uno de los huesos nasales, y esto puede darse en la parte superior o inferior de la nariz, o en el tabique que es el cartílago que divide las fosas nasales internamente. Debo decirte que la fractura de nariz es la más común de la cara, por lo general ocurre después de una lesión y con frecuencia se presenta junto con otras fracturas faciales. Es muy frecuente que las personas que padecen estos accidentes sientan dificultad para respirar porque en muchos de los casos cuando se fracturan los huesos nasales también la membrana mucosa que reviste y cubre toda la nariz por dentro suele desagarrarse causando hemorragia y un hematoma septal (acumulación de sangre dentro del tabique de la nariz), que puede producir necrosis (muerte) del cartílago.

Por ello, lo importante es no subestimar los golpes en la nariz y acudir al médico o especialista lo más pronto posible si se observa complicaciones inmediatas.

¿Cuáles son los signos y
síntomas de una fractura sanal?

factura de nariz emergencia quito-minPrimero, es el dolor, muchas veces intenso e inflamación; asimismo, de manera paralela viene la hemorragia nasal y se observa que la nariz tiende a deformarse. Además, se escucha un sonido crujiente cuando se la toca o manipula la nariz; igual, hay moretones en la nariz o debajo de los ojos.

Para diagnosticar una fractura nasal el médico examina y palpa el puente de la nariz y en ocasiones es necesario devolver los fragmentos del hueso fracturado a su posición normal, algo que de seguro te parece doloroso, pero no te preocupes antes de hacerlo el especialista realizará el procedimiento de colocar anestesia local o general si es necesario, en la zona de dolor.

Otro detalle muy importante y a tomar en cuenta es que a veces, cuando se fractura la nariz, los huesos que la unen con el cráneo se lesionan, permitiendo que el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo) se infiltre y que bacterias procedentes de la nariz entren en el espacio que rodea el encéfalo y la médula espinal y causen una infección grave (meningitis, que es la inflamación del tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal, llamada meninge. La meningitis bacteriana es rara, pero puede ser mortal).

Una vez ya en la consulta el otorrinolaringólogo preguntará cuándo, dónde y cómo te ocurrió la lesión, solicitando exámenes, como una radiografía o una tomografía computarizada, que se lo realiza para determinar la lesión nasal. Por lo general, el médico diagnostica una fractura en la nariz mediante una suave palpación del puente en busca de irregularidades en la forma y alineación, movimientos no habituales de los huesos, sensación áspera de huesos rotos que se mueven uno contra otro y sensibilidad al tacto.

Para la mayoría de las fracturas de huesos nasales, el examen de un médico es más preciso en el diagnóstico que las radiografías.

¿Primeros auxilios para tratar
una fractura en casa?

  • No mover a la persona, si hay razones para sospechar de una lesión en el cuello o la cabeza.
  • Determinar si hay una herida para limpiarla inmediatamente con alcohol y algodón y así eliminar algún cuerpo extraño o sustancia que puede estar contaminando la herida.
  • Aplicar hielo, para la inflamación de la nariz.
  • Lavados con suero fisiológico de las fosas nasales para retirar cualquier tipo de partícula que puede estar dentro de la nariz.

Consejos
finales

En el caso de niños es frecuente que se introduzcan cuerpos extraños en la nariz, es importante que no intentemos sacar con ningún tipo de maniobra o instrumento el objeto que se haya metido el niño porque podemos lesionar internamente la nariz y seguramente vamos a introducir más el objeto. Los otorrinolaringólogos disponen de instrumental específico y delicado para el retiro de cuerpos extraños.

Asimismo, acudir a un hospital si el sangrado no se detiene o cuando un líquido transparente sigue fluyendo de la nariz; también, si luce deformada o fuera de su forma normal y si la persona está presentando dificultad respiratoria.

Espero que este blog haya sido de ayuda para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Prueba coronavirus
Categories Editorial

Pruebas y Diagnóstico para el COVID-19

Pruebas y
Diagnóstico para el
COVID-19

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

En esta ocasión voy a hablarte sobre cómo funcionan los métodos diagnósticos para detectar el COVID-19, algo muy importante para el manejo en la actual pandemia. Si bien el procedimiento de elección es la PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), existen también las llamadas pruebas rápidas, las cuales son menos exactas y cuyo objetivo es establecer un diagnóstico precoz, para un mejor manejo (aislamiento y tratamiento si es necesario), monitorización de los pacientes, aplicación de medidas de prevención, control de la expansión y vigilancia epidemiológica.

Existen tres tipos de pruebas para el diagnóstico de laboratorio del COVID-19: pruebas PCR; pruebas de detección de antígeno; y pruebas de detección de anticuerpos (IgG, IgM)..

Pruebas
PCR

Es una técnica molecular de detección y reconocimiento de ácidos nucleicos, es decir de material genético. En la actualidad es la de referencia y elección para el diagnóstico de COVID-19. Se han obtenido resultados positivos tanto en muestras respiratorias como no respiratorias: orina, heces, incluso en sangre. Las muestras más utilizadas para COVID-19 son las nasofaríngeas y orofaríngeas, no obstante, las que ofrecen más rendimiento son las nasofaríngeas (positividad 63 % y 32 % respectivamente).

Entre sus limitaciones requiere de personal altamente especializado; el tiempo de resultado es relativamente largo (de 48 a 72 horas para la obtención de resultados); y es una técnica relativamente costosa.

Para no perder precisión en el diagnóstico es necesario que todos los pasos del proceso de las muestras (recogida, transporte, almacenamiento y procesamiento) sean correctos y que el personal sanitario este bien entrenado.

¿Cómo se realiza la prueba?

Por medio de un hisopo que se introduce en una de las fosas nasales; llegando a la nasofaringe, se gira con suavidad durante 5-10 segundos; a continuación, se debe introducir el hisopo en un medio de mantenimiento adecuado, para virus o universal, romper el mango del hisopo y cerrar el tapón. El personal que toma la muestra debe disponer de equipo de protección para la prevención de infección por microorganismos, como: bata impermeable, mascarilla, guantes, gafas o pantalla facial, y realizarlo en una habitación adecuadamente ventilada.

¿Cuándo debe realizarse la prueba?

Prueba PCR CovidEl periodo de incubación del COVID-19 es alrededor de 5-6 días. La media del periodo entre el inicio de los síntomas y el ingreso hospitalario son aproximadamente 7 días. La media del periodo de duración de los síntomas es alrededor de 13-16 días, algo más largo en pacientes con enfermedades pre existentes. La carga viral en nariz y faringe va ascendiendo desde el momento de la infección (inicio del periodo de incubación) hasta alrededor del 7º día y va disminuyendo a partir de ese día, pudiendo detectarse ARN viral tras la desaparición de los síntomas por un tiempo aún indeterminado.

La PCR puede detectar ARN viral desde unos días antes de la aparición de los síntomas, aumentando la probabilidad de positividad hasta ser máxima alrededor del 7º día y disminuyendo a partir de ahí hasta aproximadamente el final de la segunda semana. Por lo tanto, en los primeros días del periodo de incubación y tras la desaparición de los síntomas la carga viral es baja y puede no ser detectada por la PCR por estar por debajo del umbral de detección. Por otro lado, positividad no siempre significa enfermedad. La prueba puede detectar material ARN viral no viable y no contagioso, como sucede al final de la enfermedad.

¿Cómo debe interpretarse?

Como se ha manifestado la PCR es la técnica de referencia para el diagnóstico de COVID-19, pero puede haber falsos negativos y falsos positivos.

Falsos negativos: pueden aparecer si:

  • La toma de la muestra es inadecuada (cantidad escasa) o mala técnica de la toma.
  • El transporte es inadecuado (no se mantiene la cadena de frío) o con retraso.
  • Hay errores preanalíticos (mal etiquetado de la muestra).
  • Hay poca eliminación de virus por el paciente por el estadio del
  • proceso (asintomático, presintomático o postsintomático) o por la gravedad del mismo.

Falsos positivos: pueden aparecer si,

  • Mala calidad del reactivo de la prueba.
  • Contaminación cruzada entre muestras durante el procesamiento.

En la actualidad se encuentran en desarrollo diversos sistemas rápidos de PCR (en aproximadamente dos horas). Algunas de estas pruebas ya tienen la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE.UU. (FDA).

Pruebas rápidas basadas en la reacción antígeno-anticuerpo

Hoy, numerosos Test de Diagnóstico Rápido (TDR) basados en la reacción antígeno-anticuerpo, están en desarrollo y dentro de estas pruebas se diferencian aquellas que detectan antígeno y las que detectan anticuerpos (IgM, IgG).

Técnicas de detección
de anticuerpos (IgM/IgG)

Detectan la presencia de anticuerpos IgM e IgG frente al COVID-19 en una muestra de sangre, suero o plasma. Hay TDR que detectan los anticuerpos totales y otros que diferencian entre las IgM e IgG, y pueden detectar aisladamente IgG o IgM o ambas en el mismo kit. Los TDR se realizan en una muestra de sangre capilar obtenida del dedo del paciente.

Estado de inmunidad y momento de la infección según los resultados de la IgG y/o IgM*.

Cuadro

* Los resultados siempre se deben valorar conjuntamente con la situación clínica y epidemiológica.

Pruebas de detección
de antígenos

Las pruebas de detección de antígenos (Ag) se basan en la detección de proteínas virales específicas del coronavirus en la muestra. Esta se obtiene del tracto respiratorio y según estudios la carga viral es más alta en la fase aguda de la infección (los primeros 7 días del inicio de la sintomatología). Hay poco publicado y por el momento los resultados indican baja sensibilidad, por lo que en la actualidad no están aprobados, aunque tienen sus ventajas, entre la principal que se pueden obtener resultados en 15-20 minutos y no requiere infraestructura especializada.

¿Cuál es la prueba más adecuada en cada momento?

La técnica de referencia para el diagnóstico de COVID-19 sigue siendo la PCR. Las pruebas rápidas son útiles y confiables cuando tenemos un porcentaje de sensibilidad mayor al 90%.

Tecnologías alternativas para
la detección de anticuerpos serológicos

Proyecto CoNVat

Financiado por la Unión Europea, liderado por el ICN2 y en colaboración con la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Aix-Marsella (AMU) en Francia y el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INMI) en Italia, pondrá a punto una nueva plataforma biosensora basada en nanotecnología óptica para proporcionar un diagnóstico de COVID-19 preciso, de forma rápida y sin necesidad de instrumentación compleja y laboratorios clínicos centralizados.

La tecnología sensora desarrollada por el ICN2 consiste en un microchip con guías de onda interferométricas (combinar la luz u otras ondas electromagnéticas proveniente de diferentes receptores) que actualmente ofrecen la más alta sensibilidad, pudiendo fabricarse a gran escala. Estos microchips permiten la detección y cuantificación de moléculas o virus en un solo paso, por lo que el análisis completo puede realizarse en menos de 30 minutos.

Espero que este blog haya sido de ayuda para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

Dra Paola Freire Otorrinolaringóloga
Categories Editorial

Un recorrido completo por la rinoplastia

Un recorrido completo
por la rinoplastia

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

Una de las cirugías más solicitadas en nuestro centro es la rinoplastia, que es la cirugía en la cual corregimos la parte estética y funcional de la nariz. La estructura nasal está formada por cartílagos y huesos, el cartílago de la nariz más importante se llama cartílago septal que divide internamente las fosas nasales; los huesos de la nariz son bastante delicados.

La rinoplastia puede cambiar el tamaño, la forma o las proporciones de la nariz, y ayuda en la rectificación de deformidades causadas por una lesión, desvío del tabique, corregir una anomalía congénita o mejorar ciertas dificultades respiratorias.

¿Existen riesgos
en una rinoplastia?

Como toda cirugía también la rinoplastia tiene sus riesgos, sin embargo cuidamos de trabajar en hospitales certificados con quirófanos de tecnología avanzada y profesionales con mucha experiencia lo cual nos ha llevado a minimizar prácticamente a cero los riesgos.

Las complicaciones más comunes pueden ser, el sangrado extremo; la posibilidad de una infección; una reacción adversa a la anestesia; dificultad para respirar por la nariz; entumecimiento permanente dentro de la nariz o alrededor; posibilidad que la nariz no tenga un aspecto asimétrico o el deseado; dolor; manchas o hinchazón que pueden persistir; cicatrices; un agujero o perforación en el tabique que demanden una cirugía adicional, entre otros.

Preparación previa
al procedimiento

La consulta inicial con el cirujano es fundamental para definir cuáles son las expectativas del paciente en cuando a la parte estética y poder diagnosticar si existe algún tipo de obstrucción que afecte a la parte funcional. El médico te hará una historia clínica, para averiguar antecedentes de obstrucciones nasales, cirugías y los medicamentos que tomas, si tienes un trastorno hemorrágico (como hemofilia), por ejemplo. De igual manera, te preguntará para saber por qué deseas hacerte la operación. El siguiente paso será una exploración física, que incluye el análisis completo de la nariz, análisis de laboratorio, como exámenes de sangre; asimismo, revisar tus características faciales, y la parte interna y externa de la nariz.

Un paso final será realizarte varias fotografías de la nariz desde diferentes ángulos y con un software quirúrgico hacer una simulación 3D de los cambios que podría realizarse en la nariz. Es importante durante la entrevista que te expreses con toda sinceridad, para que el especialista descubra cuáles son tus motivaciones, te guie y asesore sobre qué se puede y qué no se puede lograr con una rinoplastia y cuáles podrían ser los resultados. Muchos pacientes llevan fotografías de actrices de cine y quieren que el médico les haga ese tipo de nariz en especial. El médico responsable y profesional le dirá la verdad al paciente, en el sentido de lo que es mejor para su tipo de rostro, como también los riesgos y beneficios de la cirugía.

¿Qué pasa durante
la cirugía?

La rinoplastia en nuestras manos siempre se la realiza bajo anestesia general. El 90% de las cirugías la hacemos con técnica cerrada, es decir sin que quede ninguna cicatriz por fuera de la nariz, salvo en casos de cirugías complicadas o cuando el paciente anteriormente ha tenido varias cirugías utilizamos la técnica abierta.

Durante la cirugía el cirujano aborda el cartílago septal para rectificar cualquier desviación de la misma, restructura la parte ósea de la nariz y moldea toda la cubierta cartilaginosa nasal para definir la apariencia estética de la nariz.

Luego de la intervanción
quirúrgica

Rinoplastia Dra Paola FreirePor lo general las rinoplastias son cirugías ambulatorias, por tanto no requieren hospitalización. Es conveniente que alguien te acompañe a la cirugía para que luego te lleve a casa, por lo efectos de la anestesia, que incluyen somnolencia y poca motricidad. Después de la cirugía deberás permanecer en cama con la cabeza elevada por encima del nivel del pecho para reducir el sangrado y la hinchazón. Siempre se queda el paciente con una félula (tablilla flexible) por una semana en la nariz para proporcionar protección y apoyo.

Es necesario realizar lavados nasales con suero fisiológico de manera frecuente para eliminar todas las mucosidades que han quedado después de la cirugía.
Para disminuir las probabilidades de sangrado e hinchazón deberás evitar las actividades como ejercicios; no te suenes la nariz; consume alimentos con fibras, como frutas y vegetales, para evitar el estreñimiento, porque este ocasiona tensión y eso ejerce presión en el lugar donde se realizó la cirugía. Evita las expresiones faciales intensas, como sonreír o reír; cepíllate los dientes suavemente para limitar el movimiento del labio superior; usa vestimenta con cierres o botones en la parte delantera y no prendas que se ponen por la cabeza. No te coloques lentes ni gafas de sol sobre la nariz durante al menos ocho semanas después de la cirugía, para prevenir la presión en la nariz; y, por último, cuando te encuentres al aire libre, utiliza protector solar.

Resultados al
paso del tiempo

Debo aclararte, que el tiempo de duración de la mayor parte de la hinchazón habrá desaparecido recién al cabo de un año, cuando podrás observar la forma definitiva en que quedará tu nariz.

Tipo de alimentación
y medicamentos

Debes evitar el uso de aspirina o ibuprofeno durante dos semanas, antes y después de la cirugía, porque incrementan el sangrado. Tomar solo aquellos recetados por el médico. No es aconsejable utilizar remedios a base de hierbas o suplementos de venta libre. Igualmente, dejar de fumar, ya que esto retrasa el proceso de curación después de la cirugía y puede contraer una infección.

Diferencias entre la
rinoplastia y la septoplastia

La rinoplastia es una cirugía en la que se corrige la parte estética y funcional de la nariz. La septoplastia es la cirugía que corrige cualquier desviación del cartílago septal que produzca una obstrucción nasal, por lo cual solamente implica la parte funcional de nariz.

Hoy, la rinología, parte de la otorrinolaringología, es la especialidad que contempla la nariz y sus anexos desde todos los puntos de vista, mientras que la cirugía plástica atiende solo el aspecto estético y reconstructivo, requiriendo la participación de otros especialistas para resolver el mayor número de problemas nasales en una sola intervención quirúrgica.

Desde qué edad es aconsejable
una rinoplastia

Se recomienda en mujeres a partir de los 16 años y hombres a partir de los 17 años, ya que es una edad promedio en que se desarrolla el crecimiento del rostro.

Espero que este blog haya sido de ayuda para ti.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

WhatsApp Escríbenos!