Punta Nasal

Punta Nasal

El motivo de consulta habitual del paciente que quiere operarse de cirugía estética nasal, es decir de rinoplastia, es una disminución del tamaño de su nariz, un mejoramiento de su perfil.

De estos pacientes una proporción elevada tienen también problemas en la punta nasal, que exigen corrección quirúrgica: punta ancha, globulosa, punta demasiado caída o punta demasiado elevada..

Sin duda alguna, la cirugía de la punta nasal es la cirugía más compleja de la nariz, ya que el volumen y la forma de la punta condiciona la proporción dorso- punta.

La complejidad de la cirugía de la punta radica en los cartílagos de sostén llamados cartílagos alares, que son responsables de la forma y consistencia de la misma, así como de las deformaciones correspondientes

Tradicionalmente, la cirugía de estos cartílagos consistía en la resección más o menos amplia de los mismos y en la colocación de injertos libres sobre la punta nasal. Este tipo de técnicas ayudan a resolver todos los problemas de punta que existen, y además los resultados no suelen ser predecibles a largo plazo.

Se pueden utilizar varias técnicas, que nos permiten actuar sobre la punta de forma distinta, recurriéndose muy poco a las extirpaciones amplias de cartílagos, y sí por el contrario al uso de suturas, que hacen que los resultados sean más predecibles a largo plazo. Además cuando se tienen que utilizar injertos, estos se suturan siempre, circunstancia que es difícil de realizar mediante otras técnicas.

Los resultados son muy buenos, el postoperatorio es poco traumático y los resultados pueden verse desde los primeros momentos. En el caso que se realice una rinoplastia abierta la pequeña cicatriz de la columela por la que se realiza la intervención es solo visible durante el primer mes.

WhatsApp chat