Categories Testimonio, Youtube Channel

Testimonios, rinoplastia estética y funcional

Hoy presentamos algunos casos de pacientes que se han realizado cirugía estética y funcional de la nariz. Nuestra especialidad es realizar una cirugía integral de la nariz que mejore la calidad de vida de los pacientes así como también tenga armonía con su rostro, te invitamos a ver el video que envidencia nuestra experiencia y profesionalismo.

Categories Editorial

Las nuevas secuelas de COVID

 Dra. Paola Freire

Otorrinolaringóloga

Te saludo una vez más para en esta ocasión tratar un tema que ha llamado sobremanera la atención de la gente, y que se refiere a cómo el covid-19 está causando, a más de los molestosos y graves padecimientos, otros como la pérdida auditiva, el tinnitus y el vértigo, problemas de salud impensables al inicio de la pandemia, pero que hoy se han vuelto una preocupante realidad, tanto para especialistas como para pacientes.

Y en qué me baso para afirmar lo que te digo, pues en que el International Journal of Audiology, en un estudio reciente, señala que la enfermedad por el nuevo coronavirus podría asociarse con estos padecimientos, sobre la base de una investigación realizada por la prestigiosa Universidad de Manchester, en Inglaterra, la cual ha identificado que en aproximadamente 60 estudios de personas con covid se presentaron problemas en la audición, siendo el síntoma más común el tinnitus, que de seguro muchos de ustedes nunca han escuchado de este trastorno. Bueno, el tinnitus no es otra cosa que un zumbido permanente en uno o en ambos oídos, que produce ansiedad, falta de concentración, alteraciones en la calidad de vida y hasta depresión. La buena noticia es que, si hay salida a este problema, lo cual te contaré más adelante.

Se ha llegado a la conclusión que la pérdida del oído en quienes han sufrido esta nueva cepa del covid es del 7.6%, de tinnitus, el 14.8 %, y de vértigos el 7.2 %, porcentajes elevados que deben alertarnos de extremar los cuidados para no contagiarnos del covid.

En este instante estoy segura que debe surgirte una pregunta: ¿por qué el covid provoca vértigo, tinnitus y pérdida de audición? La respuesta puede parecer demasiado sencilla, pero es la correcta, y es la siguiente: las investigaciones en el pasado determinaron que virus tan comunes como el sarampión, las paperas o la meningitis causan pérdida de audición, por lo que no es raro que un virus más contagioso, agresivo y peligroso como el SARS-CoV-2 también provoque alteraciones similares.

En este punto quisiera que me acompañes a analizar más en detalle estas tres afecciones que está provocando el covid:

El

vértigo

De seguro te ha pasado, alguna o varias veces, que has sufrido un ligero vértigo o mareos, lo cual en la vida de las personas es usual y hasta diría natural. Me imagino que cuando eras chico o chica jugabas a darte las vueltas como un carrusel y luego te sentías mareado, todo giraba a tu alrededor a tal punto de perder el equilibrio. Eso se debe a que en la parte interna del oído tenemos un líquido que se encuentra en el nervio vesicular, que regula el sentido del equilibrio y envía la información al cerebro, por tanto, nos mareamos al dar vueltas ya que este líquido también da vueltas y cuando paramos hay veces que el líquido sigue dando vueltas, mandando una información equivocada al cerebro y produciendo el mareo. El vértigo sucede también al levantarse intempestivamente de la cama, de un asiento o girar la cabeza abruptamente, o también por colesterol alto o diabetes, pero descartando estos casos y sobre todo cuando el vértigo es permanente, es allí en que hay que buscar las causas en problemas en el oído u otros órganos, como el cerebro.

Normalmente los signos y síntomas del vértigo se resumen en mareos, sensación que tú y el entorno dan vueltas, pérdida del equilibrio, náuseas, vómitos, etc.

En este punto quiero diferenciar en que hay dos tipos de vértigo, el periférico y central. El primero, el periférico, se debe a un problema en la parte del oído interno que controla el equilibrio, espacios llamados laberinto vestibular o canales semicirculares, pero también puede involucrar el nervio vestibular, el cual conecta el oído interno y el tronco encefálico. Este tipo de vértigo puede ser causado por medicamentos, tales como ciertos antibióticos o diuréticos, que se vuelven tóxicos para el oído interno; además, puede deberse a lesiones, como un traumatismo craneal; inflamación del nervio vestibular; irritación e hinchazón del oído interno; presión en el nervio vestibular, por lo general de un tumor no canceroso, como meningioma o la enfermedad de Ménière, de la cual se desconoce su causa exacta, pero puede ocurrir cuando la presión del líquido en una parte del oído interno llega a ser demasiado alta.

Por su lado, el vértigo central es un problema en el cerebro, cuya causa puede estar asociada a enfermedades vasculares; ciertos fármacos como anticonvulsivos, la aspirina y el alcohol; esclerosis múltiple; convulsiones, accidentes cerebrovasculares; tumores; migraña, entre otros.

Tinnitus y

pérdida auditiva

 El tinnitus es un trastorno auditivo que ha ido tomando auge en este siglo, debido a la gran contaminación auditiva que sufre la sociedad, y que según datos afecta a cerca del 17 % de los adultos, pero también con alta incidencia en jóvenes por el uso prolongado de audífonos, tan común y habitual hoy en día, y, por supuesto, por la exposición a fuertes ruidos, sobre todo el escuchar música a muy alto volumen. El tinnitus también va de la mano con la pérdida auditiva. Se ha comprobado que las personas –mayormente por la edad o por subestimar el peligro del ruido– que tienen una pérdida de audición, es común en ellos que a la par presenten ruidos en los oídos, pero en estos momentos estamos tan asombrados de ver la vinculación de esta afección con el  covid-19 prolongado.

Respecto al tinnitus debo ser enfática en decirte algo, que me cuesta, pero es una realidad, y es que lamentablemente esta afección muchas veces no tiene cura, todavía se sabe muy poco sobre esta dolencia, que se ha convertido en un dilema para los médicos especialistas, ya que el daño se encuentra en el oído interno, en un sitio prácticamente inaccesible para cualquier intervención o tratamiento invasivo. No obstante, las buenas noticias es que sí hay terapias adecuadas que minimizan la afectación en los pacientes, permitiendo a la mayoría de ellos sobrellevar el ruido permanente con éxito, conviviendo con él –si así pudiéramos decirlo–, bajo una terapia de adaptación que permita que sin mayores problemas y con la ayuda del paso del tiempo puedan tener una calidad de vida sino es total casi normal, para lo cual a más de la ayuda del otorrino se requiera, en algunos casos,  el soporte adicional de un sicólogo.

La detección temprana de una pérdida de audición –en este caso no solo debido al covid sino en general cualquier deficiencia audible– ayuda a mejorar las condiciones de las personas que padecen pérdida de audición. Esa prevención consiste en reducir la exposición a ruidos fuertes, para no agravar el problema; fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental; evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición; y demás medidas.

El oído y su 

función

El oído es una máquina maravillosa. Dentro de este hay un órgano diminuto llamado «laberinto vestibular», que incluye tres estructuras en forma de bucle (canales semicirculares), los que a su vez contienen sensores fluidos y finos, como pelos, los que detectan la rotación de la cabeza.  Además, hay otras estructuras llamadas órganos otolitos, dentro del oído, que detectan los movimientos de la cabeza (sea de arriba a abajo, o viceversa, derecha e izquierda, adelante y atrás) y la posición de la cabeza en relación con la gravedad. Estos otolitos contienen cristales que nos hacen sensibles a la gravedad. Por diversas razones estos cristales pueden desprenderse, y cuando lo hacen pueden introducirse en uno de los canales semicirculares (en especial si estás recostado), provocando que el canal semicircular se vuelva sensible a los cambios de posición de la cabeza a los que normalmente no respondería, lo que te hace sentir mareado.

Pruebas y

exámenes

Hay varios exámenes para detectar esta afección, entre estos desde análisis de sangre, hasta electroencefalografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas.  Si alguien que conoces tiene vértigo debido a problemas en el cerebro (vértigo central), es importante conocer que esta persona puede presentar otros síntomas, que incluyen: dificultad para tragar; visión doble; problemas con los movimientos de los ojos; parálisis facial; mala articulación del lenguaje o debilidad de las extremidades

Siempre es recomendable realizarse exámenes a tiempo, direccionados por un especialista (otorrinolaringólogo), los cuales pueden detectar problemas con el movimiento de los ojos o movimientos oculares involuntarios (llamado nistagmo), la pérdida de la audición, la falta de coordinación y equilibrio, debilidad, análisis de sangre y estudios de los potenciales auditivos evocados del tronco encefálico

Tratamiento

Es crucial que la causa de cualquier trastorno cerebral que provoque vértigo se debe identificar y tratar en lo posible. Uno de los tratamientos más adecuados es la llamada “Maniobra de Epley”, que consiste en colocar la cabeza en diferentes posiciones para ayudar a restablecer el órgano del equilibrio. Además, recetar medicamentos para tratar los síntomas del vértigo periférico, como son las náuseas y vómitos, y ayudarse de la fisioterapia, para mejorar los problemas de equilibrio. En esta terapia te guiarán para que realices ejercicios para restaurar el sentido del equilibrio y fortalecer los músculos y ayudarte así en evitar caídas.

Lo recomendable en la circunstancia de sufrir de vértigo es evitar las actividades como conducir, operar maquinaria pesada o escalar, hasta una semana después de que los síntomas hayan desaparecido.

 

Cuándo consultar

a un médico

Debes consultar al médico si tienes mareos o vértigo recurrentes, repentinos y graves sin causa aparente y de manera prolongada y si estos vienen acompañados de alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza nuevo, diferente o muy fuerte
  • Fiebre
  • Visión doble o pérdida de la visión
  • Pérdida auditiva
  • Dificultad para hablar
  • Debilidad en las piernas o los brazos
  • Pérdida del conocimiento
  • Caídas o dificultad para caminar
  • Entumecimiento u hormigueo

Lo peor es caer en la angustia y ansiedad, ya que hay solución y experiencia médica para tratar estas afecciones, que hoy lamentablemente ha traído de manera paralela el covid.  Viendo de una manera positiva y real, existen en el momento tratamientos adecuados para su cura o minimizar su afectación; por ello, es fundamental acudir de manera temprana con un otorrinolaringólogo y poder disponer del tratamiento más idóneo y oportuno.

Espero, como siempre, que la información contenida en este blog haya sido de utilidad.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

 

 

WhatsApp Escríbenos!