Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga

En esta ocasión quiero hablarte de las medidas de bioseguridad a tomar durante esta emergencia sanitaria. Como es notorio las actividades tienden a ir de a poco a la llamada “nueva normalidad”, y la gente a la par se relaja; pero, debo decirte que no hay que confiarse, ya que debemos estar conscientes que las medidas de protección deben mantenerse, inclusive si pasáramos en futuro cercano a semáforo verde. Estas acciones preventivas y responsables permitirán que no existan más contagios, ya que la pandemia todavía no ha terminado.

Permíteme recordarte las siguientes medidas de prevención y protección para evitar la propagación del COVID-19, tanto para personal de la salud, pacientes como la ciudadanía en general.

Principios de bioseguridad

Uso de trajes de protección

Deben ser usados principalmente por el personal de salud, es decir, aquellas personas que realizan actividades de riesgo y enfrentan un proceso de exposición con pacientes en hospitales, centros médicos, consultorios. Asimismo, en personas que van a desenvolverse en ambientes de concentración masiva y cerrados como: autobuses, supermercados, bancos, etc. Los trajes de bioseguridad tienen que ser de tela antiestática y antifluido, para que no atraviese ninguna partícula ni líquido.

Uso de mascarillas

Existen 3 tipos de mascarillas, las quirúrgicas desechables, que son utilizadas por el personal de salud, y deben ser desechadas al final del día; otras, las lavables, que son recomendadas para la población en general, y que al poseer 3 capas de protección y de una tela antifluido se las pueda reutilizar; y la mascarilla tipo N95, que en realidad está recomendada solamente para el personal de salud que está en contacto con personas con COVID-19 o con riesgo de haberse contaminado; por tanto, para que no haya desabastecimiento se recomienda a la población en general que no tenga un riesgo alto de contagio, la utilización de mascarillas lavables.

Pantalla facial

Es de los elementos de bioseguridad más recomendados, ya que teniendo en cuenta que el virus ingresa a través de las mucosas de los ojos, nariz y boca, al utilizar el protector facial, junto con la mascarilla, se está completamente resguardado y protegido ante cualquier contaminación. La población en general la puede utilizar a cualquier nivel, en la oficina, en ambientes donde haya poca o mucha gente, supermercados, transporte, entre otros.

Utilización de guantes

Es recomendado hacerlo en lugares donde haya personas enfermas como hospitales, centros de salud, consultorios médicos, pero no utilizarlos en el día a día, como por ejemplo al ir al supermercado, pasear a la mascota, al ir a trabajar, al caminar, etc., ya que al utilizar los guantes tenemos una falsa sensación de protección y en realidad recordemos que el virus no entra a través de la piel, por lo cual no hay necesidad de protegernos de esta manera. Si usas guantes el virus puede quedarse en su superficie y la gente al tocar los ojos, la nariz o la boca, se autocontamina con el virus, por lo cual en el día a día la población en general no tiene la necesidad de usar guantes.

Eliminación de material contaminado

Igualmente, es muy importante seguir las medidas de bioseguridad al momento de ponerse y retirarse los equipos de protección, especialmente el traje y los guantes, ya que es un momento en que sin saberlo podemos contaminarnos.

Distanciamiento social

Es de las principales normas a tener en cuenta si se quiere evitar el contagio. Estar en contacto físico con otras personas, compartiendo besos, abrazos o dándose de la mano, incrementa las probabilidades de contagio. No lo olvides, esto es muy importante.

Desinfectar el vehículo

Hay que hacerlo por dentro como por fuera y además dejarlo con las puertas abiertas por unos dos minutos para que circule el aire; eso ayuda mucho a la desinfección y también que le entré el sol.

Separar la ropa

Una vez que llegues a casa quítate la ropa y déjala apartada de otras prendas, poniéndola siempre en un mismo lugar. Lo ideal es que esta ropa se lave lo más pronto posible.

Limpiar los zapatos

Te recomiendo que escojas un único par para salir a la calle, el que debe ser desinfectado al llegar a casa y luego colocado en un sitio específico en la entrada.

Bañarse al llegar a casa

Al volver de la calle es fundamental que tomes una ducha con el objetivo de eliminar el virus de la piel.

Precaución en el sistema de transporte público

Debes tener mucho cuidado al utilizar el sistema de transporte público, por lo que hay que procurar que te mantengas alejado de los otros pasajeros.

Cuidado con los productos que llegan a tu casa

Ponle mucha precaución a los productos que ingresan a tu casa, no se sabe dónde ni quién los tocó antes, por ello ten claro el protocolo de desinfección.

Uso de normas
de bioseguridad
en pacientes

Cuando vayas a una cita médica, te recomiendo que lo hagas con ropa normal, nada especial; eso sí, mantengas la distancia, tomando las medidas de protección previas, como lavarse las manos, lavados nasales, el uso de la mascarilla y si es posible la pantalla facial; no olvidar además de llevar a la mano alcohol líquido o gel y respetar los métodos de desinfección de calzado al ingresar a cualquier establecimiento.

De igual manera, en el consultorio, al momento de ingresar, personal médico debe tomar la temperatura y hará la entrega de unos zapatones, verificando también que lleves mascarilla y la pantalla facial.

Medidas de seguridad
del personal médico
y en consultorios

El personal de salud debe extremar las medidas, ya que enfrentan un proceso de exposición mayor, por estar en contacto con pacientes todo el día. Es por ello, indispensable seguir utilizando los trajes de bioseguridad respectivos, ya que no porque estemos en semáforo amarillo esta medida debe descartarse. Estos trajes son de tela antiestática y antifluido, para que no atraviese ninguna partícula ni líquido. En el caso de los médicos, por ejemplo nosotros los otorrinolaringólogos, debemos tener medidas de protección de bioseguridad todavía más exigentes, porque estamos en contacto y explorando áreas que son muy contaminantes, como la nariz y boca.

Adicional, el uso de doble mascarilla, primero la quirúrgica y luego la N95; gafas, pantalla facial y doble guante.

Asimismo, debemos tomar precauciones en las instalaciones, para tu tranquilidad y seguridad. Es así que el consultorio previamente debe estar desinfectado con amonio cuaternario (comprobado como unos de los mejores antisépticos que mata al COVID-19). Además, en el momento que se retira el paciente se vuelve a hacer la desinfección y el cambio de los elementos de bioseguridad. No queremos dejar nada al azar, porque, repito, la salud de nuestros pacientes es lo primero.

Efectivamente, quienes trabajan en un consultorio están expuestos a una gran variedad de microorganismos, que pueden encontrarse en la sangre o saliva de los pacientes, y si no se tiene el cuidado extremo esas gotitas microscópicas que flotan en el aire, pueden ser una fuente de contagio. Ojo, no solo el COVID-19 es la única amenaza, cualquier microorganismo puede causar una enfermedad infectocontagiosa, es por eso que el personal de salud debe aplicar adecuadamente las normas de bioseguridad; más aún, claro, por el coronavirus.

Ahora que estamos regresando paulatinamente a nuestras actividades, no olvides los consejos que te he presentado.

No hay porque temer ir a la consulta médica, ya que los profesionales de la salud tomamos todas las medidas de seguridad por el COVID-19, para precautelar tu salud y de los tuyos.

Espero que este blog haya sido de valiosa ayuda.

Dra. Paola Freire
Otorrinolaringóloga
Atención presencial y videoconferencia:
0998089307 o 023824440 op. 5

WhatsApp Escríbenos!